Startups, una nueva manera de concebir el emprendimiento

514

En la actualidad, cada vez son más las personas que deciden ser emprendedores y comenzar su propia empresa, pero los tiempos modernos exigen innovación constante y una extraordinaria adaptación al mercado. No basta tener una idea brillante para hacerla funcionar, es necesario un modelo de negocios diferente

Ámbar Herrera

Mantener una empresa emergente no es una tarea fácil, son muchos los factores a considerar, los retos van desde conseguir un buen presupuesto, convencer a los clientes de que nuestro producto es lo que necesitan, hasta vigilar que el proyecto marche hacia adelante. Todo esto nos hace estar en un continuo ejercicio de malabarismo en el que las altas y bajas son inevitablemente constantes.

El sector HVACR posee un gran potencial de desarrollo; tanto el de aire acondicionado como el de la refrigeración se han convertido en una necesidad de primera mano. El primero ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas mientras que el segundo satisface las demandas de alimentos y medicamentos, por mencionar sólo un par de beneficios.

No pocos han vislumbrado la oportunidad de crecimiento en estos ámbitos tan fundamentales para la vida humana; poco a poco técnicos y conocedores de la industria han buscado revolucionarla innovando en tecnologías y servicios; desde aplicaciones móviles de asesoramiento para los equipos, hasta diseño de productos específicos para conservar la salud de las vías respiratorias, servicios de reparación a domicilio, etcétera. Estas empresas emergentes se encuentran en un buen nicho para consolidarse en el mercado, pues sólo es necesario que los involucrados cuenten con una guía que les muestre el camino hacia el éxito.

Lo cierto es que hoy en día existen más oportunidades para la creación de pequeñas empresas, pero el éxito siempre dependerá sobre todo de los pasos que sigan para lograr objetivos particulares. Con el tiempo, los emprendedores han sabido identificar y adaptar ciertas estrategias para crear nuevos modelos de negocio más rentables, efectivos y eficientes. El propósito de éstos, claro está, es aumentar las posibilidades de cualquier proyecto empresarial emergente.

¿Qué es una startup?
Tal vez la palabra no te sea familiar, pero si estás pensando en iniciar un negocio o si ya eres emprendedor, te sorprenderá saber que tiene mucho más que ver contigo de lo que piensas. El emprendedor Steve Blank define el término de la siguiente manera: “una startup es una compañía o una organización temporal diseñada para buscar un modelo de negocio escalable y replicable”.

Su surgimiento se remonta a las décadas de los 70 y 80, ya que durante ese periodo muchas empresas emergentes de Estados Unidos alcanzaron el éxito. Esto se debió, principalmente, a que la Universidad de Stanford, en Silicon Valley (EEUU), promovió un programa de emprendedores para los alumnos graduados, el cual sobrepasó las expectativas, convirtiendo el área en un centro industrial de desarrollo e innovación tecnológica.

Desde su nacimiento, las startups se caracterizan por:

  • Tener que ser necesariamente de carácter innovador, es decir, no deben repetir ningún modelo previo
  • Operar en condiciones de extrema incertidumbre; toman riesgos y adaptarse a los cambios
  • Estar en constante comunicación con el cliente; aprender de sus necesidades e incorporarlas a sus productos o servicios
  • Su financiamiento no suele darse de manera tradicional, sino a través de un capital aportado por socios, amigos, apoyos del gobierno o fondos de inversión

Lo verdaderamente revolucionario de las startups, más allá de su naturaleza innovadora, ha sido el desarrollo de su método conocido como lean startup, el cual enseña diversas estrategias empresariales para que cualquier persona que tenga la idea de ofrecer un servicio o producto para satisfacer la necesidad de algún mercado logre triunfar.

Lean startup
Este método ha sido expuesto por Eric Ries en su libro Lean startup (2008), quien define este concepto como “un conjunto de prácticas que ayuda a los emprendedores a incrementar las posibilidades de éxito”. Estos procedimientos consisten en eliminar la elaboración de productos indeseables, reducir los costos económicos y acortar el tiempo de desarrollo de la empresa.

Mediante la experimentación, interacción y comunicación con el mercado se obtiene un aprendizaje validado, el cual brinda una valiosa retroalimentación que sirve para medir y encaminar correctamente el progreso de las startups.

El circuito de la creación
Si queremos obtener resultados al instituir una compañía, debemos estar dispuestos a transformarla y adaptarla a las necesidades del mercado hasta lograr que funcione exitosamente. Para esto, es necesaria la experimentación y saber escuchar a nuestros clientes. Antes de arriesgarnos a invertir todo en nuestra idea de negocio es conveniente hacer una prueba de mercado.

Un Producto Mínimo Variable (PVM) es un experimento que permite de manera rápida y poco costosa probar si nuestro modelo de negocio se puede desarrollar. Ejemplo de ello podría ser una prueba gratuita, la creación de una estadística o la promoción anticipada de nuestro producto, de esta manera se mide el impacto que genera antes de producirla. Su objetivo es atravesar el circuito Crear-Medir-Aprender:

  • Crear un modelo de nuestra idea
  • Medir el impacto que tiene en el mercado
  • Aprender que tan viable es seguir por el mismo camino, si debemos perseverar en nuestra empresa o pivotar, es decir, ver qué aspectos funcionan y cuáles no para adaptar una nueva estrategia

Por último, hay que ser conscientes de que nuestro proyecto debe tener un crecimiento sostenible. Mediante un buen desarrollo es posible que la empresa se vuelva rentable, sea independiente y se convierta en una empresa consolidada.

Las startups son una alternativa para todos aquellos que están interesados en arriesgarse a vender una idea innovadora. En este sentido, su aparición ha marcado una nueva forma de concebir los negocios, pues no sólo rompen todos los paradigmas establecidos, sino que su base está en aprender del fracaso e intentar repetidamente alcanzar el éxito.

Principios del Lean startup :

  • Funciona con empresas de cualquier tamaño, sector o actividad
  • Propone una gestión orientada a condiciones de extrema incertidumbre e innovación
  • Para obtener el aprendizaje validado es necesaria la experimentación con el mercado, a fin de sopesar todos los elementos de una idea
  • El progreso no se mide por ingresos, sino con la aceptación del mercado; por lo tanto, es necesario adaptarse a lo que éste demande
  • Crear-Medir-Aprender es el centro fundamental del método e indica el rumbo que debe tomar nuestra empresa




error: Content is protected !!