Principales fallas y soluciones en equipos residenciales

66101

Los equipos de aire acondicionado suelen presentar fallas de diversos tipos, que en ocasiones son fáciles de resolver, pero en otros casos pueden causar la pérdida del equipo. En este artículo te compartimos un listado de los principales problemas que se presentan en los equipos de aire acondicionado tipo residencial (basado en manuales de instalación y mantenimiento), así como sus soluciones más comunes.

Antes de iniciar cualquier tipo de revisión, es indispensable tomar las siguientes medidas de precaución:

  • Cortar el suministro de electricidad y retirar el enchufe del equipo; de lo contrario, es posible que surja una descarga eléctrica
  • Nunca se debe mojar la unidad interior ni exterior para su limpieza, pues los líquidos dañarán el equipo
  • Siempre se deben limpiar las unidades con un trapo suave y seco, o levemente humedecido sólo con agua

Cuando el aire acondicionado no enfría, antes de pensar en las probables fallas del equipo, lo primero que se debe hacer es verificar que las puertas y ventanas estén herméticamente cerradas, que el aparato esté encendido, y checar que los filtros se encuentren en condiciones de higiene óptimas. Si una vez revisados estos puntos el aparato presenta algún problema, se deberá analizar cuál es la causa para dar una solución al cliente.

Problemas y soluciones

1. Equipo sin gas. El equipo puede presentar alguna fuga en el motor o simplemente hace tiempo que la unidad no se recarga.

Solución. Revisar si existe alguna fuga y posteriormente realizar una recarga de refrigerante.

2. Ruido de flujo de agua durante la operación

Solución. Cuando el aire acondicionado, el compresor o la evaporadora están encendidos, en ocasiones hay zumbido o gorgoteo. El sonido se debe al fluido del refrigerante; no significa  alguna falla.

3. El compresor no calienta. Cuando el aire acondicionado no enfría, es común que el compresor se encuentre frío en lugar de emitir aire caliente como debería, ya que en función normal el evaporador enfría y el compresor emite aire muy caliente.

Solución. Encontrar la fuga y soldar el orificio que provocó la salida del gas. Luego realizar una carga de gas. Cabe destacar que los equipos que ya tienen varios años en funcionamiento, probablemente tienen refrigerante R-22,  el cual debe ser retirado del mercado debido a que daña al medioambiente. Si el equipo cuenta con R-22, se debe sustituir por R-410-A.

4. La unidad no enciende

Solución. Revisar corriente, conexión del enchufe, funcionamiento del circuito de protección, que el voltaje sea apto para el arranque del equipo. El instalador debe verificar el funcionamiento general del aire acondicionado, medidas de presión en frio y calor, prueba de fugas en tuercas, controlar el funcionamiento, además de explicarle al cliente el funcionamiento del control remoto.

5. El compresor no arranca. No emite ningún sonido. La alimentación eléctrica no llega al compresor o no es suficiente.

Soluciones:

  • Verificar si el artefacto está enchufado y si la tensión en el tomacorrientes es la correcta 120 V ± 10% (108 V ~ 132 V)
  • Si la línea a la que está conectado el aparato está sobrecargada, quitar otras cargas eléctricas del circuito y verificar
  • Checar el cableado
  • Verificar el termostato
  • Revisar el temporizador de descongelamiento (si aplica). El motor debe girar. Los contactos deben abrir y cerrar accionados por las levas correspondientes al girar manualmente el rotor
  • Verificar condición y especificaciones del relé de arranque del protector térmico del compresor,  del capacitor de arranque y el de marcha (si aplica)

6. Conexiones eléctricas inadecuadas. Problemas comunes, tales como cables que no se insertan lo suficiente en el enchufe, interconexiones frigoríficas defectuosas, malas condiciones del tubo, conexiones demasiado apretadas, y el tendido de líneas muy cerrado o muy ajustado.

Solución. Desconectar los cables y realizar la instalación de manera adecuada.

7. Falla en el compresor

Soluciones:

  • Verificar presiones nanométricas de alta y baja del sistema. Se debe recuperar el exceso de gas en un cilindro hasta alcanzar las lecturas de presiones aceptables.
  • Checar características del sistema y definir cuál es el compresor que se debe emplear.

8. El equipo no enfría

Solución: Limpiar los filtros, ya que muchas veces puede ser que el rendimiento sea insuficiente por la falta de limpieza.

Se deben  sacar los filtros de aire despacio para no forzar nada y lavarlos con suficiente agua y jabón (en lo posible neutro), para remover tierra, polvo,  polen y otras reciduos que obstruyen la salida normal de aire.

Dejar secar en un lugar fresco para evitar que las partes se doblen o se deformen.

En caso de que haya una cantidad importante de polvo alrededor del equipo, los filtros de aire deben limpiarse varias veces. Después de quitar el filtro, no se debe tocar la aleta de la unidad interior para evitar lastimarse los dedos.

  • Desmontar el filtro de aire para abrir un ángulo en la ranura del panel, jale el filtro de aire hacia abajo y quítelo
  • Para limpiar el polvo que se adhiere a los filtros, puede usar una aspiradora o lavarlos con agua caliente (el agua con detergente neutro debe estar a menos de 45 grados), y secarlos a la sombra. Nunca se debe usar agua a más de 45 ºC para limpiar, pues podría causar deformación o decoloración. Tampoco se pueden secar con fuego porque podría causar un incendio o deformación
  • Poner el filtro de aire en dirección correcta, cubrir  la tapa y cerrar

Nota: Nunca se debe limpiar la unidad con productos abrasivos, ya que arruinarían los filtros y la unidad.

9. Compresor defectuoso

Solución. Verificar resistencias de bobinas con especificaciones del fabricante y aislamiento a tierra. Probar si arranca aplicando la tensión correcta directamente a bornes.

10. Baja tensión o tensión incorrecta

Solución. Incorporar un regulador de tensión.

11. Conexión inadecuada

Solución. Verificar conexiones de acuerdo con el diagrama eléctrico; posteriormente, arrancar el compresor y comprobar parámetros eléctricos.

12. Protector térmico distinto al especificado

Solución: Verificar el valor correcto y sustituir.

13. Goteo de agua desde el panel frontal. La bandeja no está inclinada hacia el exterior, sino hacia el interior de la casa. Por lo tanto, el agua que se condensa desde el serpentín del evaporador se desliza hacia el interior de la casa en vez de dirigirse a la parte trasera de la unidad y salir por el tubo de drenaje.

Solución: Corregir la posición de la unidad, de manera que se incline levemente hacia abajo en la parte exterior y el agua corra hacia el exterior de la casa. Verificar que no haya orificios por donde pueda haber filtración.

14. El sensor del termostato o el de temperatura falla

Soluciones:

  • Revisar el sensor del termostato para asegurarse de que esté posicionado de manera correcta, cerca del serpentín del evaporador, pero sin tocarlo, ajustando cuidadosamente el cable
  • Asegurarse de que ni el termostato ni ninguna parte del panel frontal estén obstruidos por cortinas
  • Revisar si hay fugas de refrigerante
  • Asegurarse de que el condensador no se encuentre obstruido por plantas y de que sus aletas no estén gravemente dañadas o torcidas. Si están torcidas, se deben reparar con un peine de condensador

15. Problemas con el tamaño del circuito (amperes)

Solución. La mayoría de los aires acondicionados de ventana necesitan 120 volts y pueden funcionar en un circuito de 15 amperes. Sin embargo, algunas unidades más grandes pueden necesitar su propio circuito. Si comparten el circuito con la carga de otro artefacto o electrodoméstico que funcione al mismo tiempo, dañarán el circuito. Instalar un circuito de 20 amperes dedicado al aire acondicionado de ventana.

16. Gas instantáneo en la línea de líquido. Insuficiente carga de refrigerante, excesiva caída de presión en la línea debido a la fricción del fluido, o una excesiva altura vertical de la línea de líquido.

Solución. Agregar refrigerante al sistema; esto aumenta la presión de descarga. Hay varios métodos por seguir para cargar un sistema:

a) En un sistema con válvulas de termoexpansión y sin recibidor, subenfriando el refrigerante líquido unos 6 oC (a plena carga si es posible)

En un sistema que tenga condensador, recibidor y válvulas de presión ajustables, el diferencial de presión mínimo debe ser de 10 psig, entre la válvula de entrada al condensador y la válvula de entrada al recibidor. Sin embargo, el diferencial generalmente se fija en 20 psig:

b) Se puede subenfriar el líquido, lo suficiente para asegurar refrigerante líquido a la entrada de la válvula de termoexpansión

17. Diseño inadecuado de tubería. Debido a una excesiva altura vertical de la línea de líquido. Generalmente, por cada 30 cm (un pie) de altura vertical, utilizando R-22, hay aproximadamente una caída de ½ psig. Si un sistema tiene una altura vertical excesiva, entonces se formará gas instantáneo.

Soluciones:

  • Asegurarse de que el refrigerante se subenfríe lo suficiente, antes de subir por la línea vertical, para evitar que se evapore cuando su temperatura disminuya a la que existe en la parte alta de la tubería vertical
  • En la práctica, un subenfriamiento de 5 °C es generalmente suficiente para elevaciones hasta de 8 metros (25 pies). Para estar seguros hay que revisar las especificaciones del fabricante
  • Reemplazar las secciones de tubería con el tamaño correcto de línea

18. El equipo se enciende y se apaga con  frecuencia

Soluciones:

  • Revisar el termostato para asegurar que esté posicionado de manera correcta, cerca del serpentín del evaporador, pero sin tocarlo. Ajustar cuidadosamente el cable
  • Asegurarse de que el termostato no esté obstruido por cortinas
  • Checar que el condensador no tenga sus aletas dañadas. Si están torcidas se deben reparar con un peine especial para condensadores

19. Contaminación en el sistema. La humedad dentro del sistema puede ser causada por el aire húmedo que ha entrado al sistema por cargarlo con refrigerante húmedo o aceite refrigerante de  baja calidad, o por humedad en las partes internas y/o fugas; mangueras de carga y manómetros internamente húmedos. El filtro deshidratador tapado causará una excesiva caída de presión, resultando gas instantáneo.

Soluciones:

  • La manera efectiva de eliminar humedad de un sistema es deshidratarlo adecuadamente, antes de cargar y de instalar filtros deshidratadores, para la línea de líquido y de succión
  • Reemplace como sea necesario
  • Mantener el recipiente de aceite para refrigeración sellado de la atmósfera todo el tiempo
  • El aceite para refrigeración atrae la humedad; si se deja abierto a la atmósfera, el aceite absorberá la humedad rápidamente
  • La cera en el sistema puede indicar que se está utilizando un aceite equivocado. Recuperar/reciclar el refrigerante, hacer un vacío, recargar con refrigerante limpio y seco, y con aceite de refrigeración apropiado

20. Falla del elemento de poder o pérdida de carga

Solución. Donde sea posible, se debe reemplazar el ensamble de poder o la válvula de termoexpansión.

21. Baja presión de condensación. Para unidades de condensación enfriadas por aire, cuando el sistema de control de presión de condensación es defectuoso o está mal ajustado.

Soluciones:

  • Instalar un control de presión de condensación   tipo inundado
  • Ajustar el ciclo del ventilador, basándose en la temperatura ambiente, con la presión prevaleciente

22. La unidad no se enciende. No está enchufada completamente, el disyuntor está desconectado o el fusible está quemado.

Soluciones:

  • Fijar bien la conexión del enchufe
  • Reposicionar el disyuntor
  • Reemplazar el fusible quemado
  • La unidad hace quemar los fusibles o hace saltar el disyuntor

23. Sobrecarga de refrigerante o aceite. Deberá evitarse una sobrecarga de aceite, ya que esto crea la posibilidad de golpes de líquido por aceite, pudiendo dañar el compresor y también obstaculizar el funcionamiento del refrigerante en el evaporador. El exceso de aceite en circulación desplaza algo de refrigerante en el orificio de la válvula. Puesto que hay exceso de aceite en el evaporador, la velocidad de evaporación del refrigerante se hace más lenta, debido a  que el aceite actúa como un aislante.

Soluciones

  • Cargar el refrigerante a los niveles apropiados. En sistemas con tubo capilar, cargue por el método del sobrecalentamiento determinado en las tablas disponibles de los fabricantes de válvulas
  • En sistemas con válvulas de termoexpansión y sin tanque recibidor, cargar por el método de subenfriamiento del refrigerante líquido hasta un óptimo de 5.5 oC menos que las temperaturas de condensación (a plena carga, si es posible)
  • En sistemas con VTE y tanque recibidor, se debe cargar por el método de la mirilla (la ubicación a la entrada de la VTE)
  • Remover aceite y mantener los niveles de acuerdo con las recomendaciones del fabricante

24. Acumulación excesiva de aceite en el evaporador. El exceso de aceite en el evaporador disminuirá la velocidad de evaporación del refrigerante, porque el aceite actúa como un aislante.

Solución. Modificar la tubería de succión para aumentar la velocidad y proporcionar un adecuado retorno de aceite, o instalar un separador de aceite si se requiere. Una vez terminada la revisión del equipo, se debe poner a prueba la unidad para verificar su correcta operación.

Chequeo general

Si no se han encontrado fallas en el equipo, pero la unidad requiere una revisión o mantenimiento general, éstas son algunas de las recomendaciones que los manuales sugieren:

  • Toma de datos iniciales. Se lleva a cabo bajando el aire acondicionado y checando la temperatura, fallas internas del ambiente y posible recalentamiento
  • Retirar tapa de servicio. Se realiza de forma muy suave con un desarmador, según el tipo de aire acondicionado
  • Filtros. Retirarlos para realizar una limpieza; no se deben romper o desconectar cables internos. Frotar cada una de las aletillas del filtro del aire para obtener una mayor limpieza y buen funcionamiento
  • Corriente eléctrica. Se verifica la toma de corriente y se mide el voltaje para checar su correcto funcionamiento
  • Lavado de serpentines. Con un paño húmedo frotar cada rincón para quitar el exceso de polvo y suciedad
  • Lavado de bandeja. Se lava la bandeja de conteo y drenaje con suavidad y con cuidado de no romper ninguna parte
  • Revisión de motores. Mediante un chequeo interno y externo, en motor, compresor y motor del ventilador
  • Circuitos eléctricos. Se verifica la conexión de cada uno de los circuitos para que no haya fallas eléctricas
  • Pintura. Se pinta suavemente con anticorrosivo y se impermeabilizan las bandejas; la pintura debe cubrir partes internas y externas para evitar humedad u otros daños

Por último, se colocan las tapas de servicio, serpentines u otros filtros para su nuevo funcionamiento.

Fuentes de consulta:

  • Manual de Mantenimiento de Aire Acondicionado, Colegio Técnico del Carmen
  • Manual Técnico de Refrigeración y Aire Acondicionado, Emerson Climate Technologies
  • Manual para aire acondicionado tipo mini-split de Johnson Controls
  • Climaexpress