Confort sobre ruedas

875

La climatización automotriz es en la actualidad una necesidad básica para los propietarios y sus acompañantes, por lo que es muy importante verificar que el mantenimiento que se le haga sea el más adecuado para garantizar su óptimo funcionamiento

Danahé San Juan

La  invención de los automóviles fue un gran paso en la historia de la movilidad del ser humano; sin embargo, otro hito fue la instalación de sistemas de aire acondicionado en los vehículos, para garantizar el confort de sus ocupantes.

El aire acondicionado automotriz se compone de compresor, válvula de expansión, evaporador, condensador, tuberías, filtro deshidratador, entre otros aditamentos. Como cualquier equipo de aire acondicionado, el que se instala en los automóviles debe recibir mantenimiento para que funcione eficientemente y brinde el confort para el que fue diseñado.

Actualmente, los sistemas de climatización automotriz no requieren de grandes mantenimientos; sin embargo, se recomienda hacerlos cada cierto periodo para reducir las fallas que pudieran presentarse. En promedio, estos sistemas alcanzan una temperatura de entre 21 y 25 °C, tras extraer el calor interno del automóvil.

Durante el webinar “Cuidados y mantenimiento en el automóvil”, presentado por Armando Maldonado, subdirector de Transporte Privado en la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee), señaló que lo primero que se debe hacer al realizar un mantenimiento, ya sea preventivo o correctivo, es conocer el sistema del vehículo, contar con las herramientas necesarias, atender las reglas de seguridad y, en caso de falla, preguntar al cliente las observaciones que lo motivaron a llevar su vehículo con un especialista.

Procedimiento para detectar fallas

  1. Conocer el funcionamiento del vehículo
  2. Preguntar al usuario las características de la falla
  3. Probar el vehículo
  4. Revisar el motor
  5. Enumerar las fallas detectadas
  6. Diagnosticar el problema
  7. Comprobar la falla

Para realizar un mantenimiento preventivo es recomendable atender la limpieza del evaporador, cambiar el filtro, reemplazar la válvula de expansión, cambiar los sellos, agregar aceite al compresor y realizar la carga de refrigerante.

Recuerda que el filtro de aire es muy importante para la combustión, por lo que se recomienda sustituirlo en cada afinación. El sobreconsumo de combustible provocado por no cambiar el filtro de aire es de 3 a 15 por ciento.

Entre las fallas más comunes se encuentra la fuga de líquido de enfriamiento, la cual reduce el rendimiento del equipo e incluso podría provocar que se averíe totalmente. Las fugas suelen ubicarse cerca del radiador, de las mangueras de conexión, de la bomba de agua, del termostato o de la parte frontal del automóvil. Por otra parte, para reducir fallas en el A/C debes encender el sistema de aire acondicionado una vez al mes durante 10 minutos y asegurarte de que no haya manchas de aceite o refrigerante, recomienda el especialista. Para localizar la fuga puedes valerte de un detector de fugas electrónico o ultrasónico, aditivos ultravioleta de calidad y miscibles para que no afecten la capacidad de lubricación del aceite y una lámpara para detectar el aditivo.

Otro aspecto a revisar es la temperatura del motor, la cual está controlada por el sistema de enfriamiento que funciona con un líquido de enfriamiento, es decir, el anticongelante.

El líquido de enfriamiento se revisa cuando el motor está frío y se hace de la siguiente manera:

  • Asegúrate de que el nivel se encuentre entre los límites recomendados por el fabricante
  • Revisa el estado de las mangueras del radiador y que no presenten cuarteaduras o deformaciones
  • Utiliza el líquido recomendado por el fabricante
  • Cerciórate de que no haya fugas, las cuales se presentan como manchas de color blanco, verde, rosa o amarillo
  • Nunca hay que utilizar agua para rellenar, pues si se le pone agua al sistema de enfriamiento se puede provocar la ruptura de las mangueras del radiador, del mismo radiador o un desbielamiento
  • Nunca destapar el depósito del líquido de enfriamiento, ya que éste se encuentra a alta temperatura

El ingeniero Maldonado también precisa que “nunca se debe verter agua al motor cuando esté sobrecalentado para enfriarlo, se puede verter sobre el radiador, ya que éste sí es capaz de soportar un choque térmico, pero no el motor”. Asimismo, señala que se evite colocar algún elemento que afecte el flujo de aire en el radiador.

La frecuencia del mantenimiento del vehículo dependerá del kilometraje recomendado por el fabricante. Generalmente se realiza cuando se alcanza un kilometraje de entre 7 y 10 mil kilómetros; pero también depende de la frecuencia de uso y de las condiciones externas en donde se conduce. Finalmente, “el buen mantenimiento cuesta, pero cuesta más el no realizarlo”, afirma el subdirector de Transporte Privado, ya que si el sistema de aire acondicionado no se encuentra  en buenas condiciones, su rendimiento se reducirá y, por tanto, el usuario no disfrutará de una temperatura agradable, además de que habrá un mayor gasto económico.




error: Content is protected !!